ORECCHIETTE INTEGRALES CON CREMA DE GARBANZOS


de Beatrice

ORECCHIETTE INTEGRALES CON CREMA DE GARBANZOS

(para 4 personas)

INGREDIENTES

  • 150 g de sémola remolida de trigo duro
  • 150 g de harina integral
  • 1 pizca de sal
  • 150 ml de agua aproximadamente

INGREDIENTES PARA EL CONDIMENTO

  • 250 g de garbanzos Amío
  • 8 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 3 dientes de ajo
  • 200 g de grelos
  • sal y pimienta cuanto sea necesario
  • 1/2 pimiento picante seco

INGREDIENTES PARA EL ACEITE CON ROMERO

  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 ramita de romero

PREPARACIÓN

  1. La noche antes de la preparación, poner en remojo los garbanzos en agua fría durante 12 horas, después lavarlos con agua del grifo y ponerlos en una olla junto con medio litro de agua por cada 100 g de producto, dejar hervir antes de tapar y cocer a fuego lento durante 45/50 minutos, salando solo al final de la cocción con una cucharadita de sal gruesa.
  2. Preparar la masa para las orecchiette mezclando la harina de sémola remolida de trigo y la integral, una pizca de sal y 150/170 ml de agua, amasando enérgicamente durante unos diez minutos, a mano o en la amasadora; la masa debe quedar elástica y no demasiado suave. Cubrir con un paño y dejar reposar 15 minutos.
    Tomar un trozo de masa a la vez y trabajarlo hasta formar un cordón de alrededor de 1 cm de espesor, después cortarlo en trozos de 1 cm aproximadamente. Usar un cuchillo para aplastar cada trocito de masa, tirando de él hacia sí, después darle vuelta sobre sí mismo para obtener la clásica forma de las orecchiette.
  3. Para el condimento de la pasta, colocar dos dientes de ajo pelados y tres cucharadas de aceite en una sartén y sofreír ligeramente, entonces unir 1/3 de los garbanzos cocidos y continuar dorando durante dos minutos.
  4. Echar los 2/3 de garbanzos restantes en el vaso de la batidora junto con tres cucharadas de aceite, una pizca abundante de sal y una de pimienta, batir añadiendo agua según sea necesario, hasta obtener una crema homogénea.
  5. Unir la crema a los garbanzos salteados en la sartén, y regular de sal si es necesario.
  6. En otra sartén, saltar rápidamente los grelos frescos y cortados en trozos grandes con 2 cucharadas de aceite y medio pimiento picante picado bien fino.
  7. En un bol colocar tres cucharadas de aceite de oliva virgen extra y una ramita de romero picado muy fino.
  8. Cocer las orecchiette en agua hirviendo salada, durante 5 minutos, después colarlas y verterlas en la sartén con la crema de garbanzos y mezclar.
  9. Emplatar las orecchiette con los grelos salteados y el aceite con romero.

Como toda buena italiana, tengo una gran pasión por la pasta, y si está hecha en casa y combinada con mis legumbres favoritas, los garbanzos, me hace suspirar.

Las legumbres, tan versátiles y saludables, deberían estar presentes en gran cantidad en nuestras mesas, como sucedía en el pasado, cuando habían pocos recursos.

Deberíamos redescubrir el pasado para aprender a alimentarnos mejor.
Los garbanzos, tan ricos en proteínas vegetales, son un gran aliado en la cocina, preparados en infinidad de formas, se prestan para múltiples usos, y garantizan siempre resultados excelentes.

En este plato he querido reunir tres excelencias de la cocina de Apulia: los garbanzos, los grelos y las orecchiette, en una variante integral, que permite obtener un resultado aún más rústico y natural.

Este plato es tan simple y sabroso, nutritivo y saludable, lleno de sabores genuinos, que es un verdadero himno al carácter italiano en la cocina.

Beatrice, Italiana, Francesa de corazón, autora del blog Crème de Cassis, escribo de comida y la fotografío.

Vegetariana desde hace mucho tiempo, extremadamente golosa, hablo de recetas sin carne, dejándome inspirar por ingredientes y culturas gastronómicas. Como buena vegetariana, las legumbres están en la base de mi alimentación, adoro cocerlas, comerlas y elogiar todas sus potencialidades. Cuando no estoy en la cocina o detrás del objetivo de la cámara, soy madre y educadora, y trato de combinar de la mejor manera la pasión y el trabajo.