'SLOPPY JOE' DE
LENTEJAS


de Valentina

‘SLOPPY JOE’ DE
LENTEJAS

(para 4 personas)

INGREDIENTES PARA LAS LENTEJAS

  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • Media cebolla mediana, picada
  • 1 trozo de zanahoria del tamaño de un dedo, picada fina
  • 2 dientes de ajo picado
  • 200g de lentejas rojas, bien lavadas
  • 400g de salsa de tomate
  • 1 cucharadita de azúcar moreno
  • 2 cucharadas de salsa de soja o salsa Worcestershire
  • Pimiento picante en polvo, según su gusto
  • 1 hoja de laurel
  • Sal y pimienta
  • 1/2 cucharadita de pimentón ahumado
  • 1 cucharadita rasa de comino

INGREDIENTES PARA LA HAMBURGUESA

  • 1-2 cucharadas de aceite de oliva
  • 2 cebollas amarillas grandes
  • Sal y pimienta
  • 4 panes de hamburguesa, preferentemente integrales, tostados

PREPARACIÓN
Echar el aceite, las cebollas, la zanahoria y el ajo en una sartén y cocer durante algunos minutos, hasta que la cebolla se vuelva traslúcida. Añadir las lentejas y mezclar durante un minuto. Añadir la salsa de tomate, de soja o Worcestershire, la hoja de laurel, una pizca grande de sal y pimienta, el pimentón y el comino. Añadir el caldo vegetal, cubrir con la tapa a mitad y hacer hervir a fuego lento hasta que las lentejas estén bien densas y la salsa seca. Para obtener un resultado mejor, aumentar la llama durante los últimos 5 minutos, mezclando con frecuencia. Cuando esté listo, quitar la hoja de laurel y añadir sal y pimienta.
Mientras tanto, calentar el aceite para las cebollas en otra sartén. Cocer las cebollas a fuego lento, mezclando con frecuencia hasta que no estén suaves y doradas, entonces añadir la sal y la pimienta y mezclar bien.
Añadir un poco de agua si las cebollas se pegan. Cuando esté todo listo, rellenar los panes tostados con las lentejas y las cebollas. Servir enseguida.

Cuando era niña vi esta preparación en una peli. Me gustó tanto que le pedí a mi madre que tratara de hacerla. Ella, que no sabía bien qué inventar, logró obtener una cosa muy similar, gracias a la carne picada y el tomate concentrado. A mí me encantó y comencé a pedirle que me lo hiciera una vez a la semana.
Se convirtió en mi cena favorita del jueves noche, y seguí comiendo este sándwich durante años, hasta los primeros años de la secundaria.

Cuando comencé a descubrir la cultura norteamericana, finalmente entendí la verdadera naturaleza del sándwich que había visto en la peli años atrás: se llamaba Sloppy Joe, y consistía en carne picada cocida en el tomate con muchas especias.

Pero cuando lo probé no me pareció excepcional. Mi paladar, acostumbrado a los sabores mediterráneos, aún no podía acoger sabores usados en la cocina del otro lado del océano, como el comino o el polvo de ajo, influencias debidas también a la estabilización de la cocina mexicana en Estados Unidos.
Además, con la reducción siempre mayor del consumo de carne en mi dieta, no me comí nunca uno entero.

Cuando los lugares de cocina vegetariana comenzaron a proponer diversas versiones, usando las lentejas en lugar de la carne picada, se despertó nuevamente en mí la curiosidad por esta receta.
Y tengo que decir que esta vez el Sloppy Joe funciona.

Las lentejas rojas son perfectas, porque se vuelven cremosas junto con la salsa y contribuyen a realizar un relleno con una textura excelente.

Esta versión mía no incluye el pimiento, que aparece en la receta original. Si lo quieres incluir, simplemente añade un pimiento rojo grande picado muy fino. Podrías añadir incluso un poco de jalapeño, si lo tienes. El pimentón y el comino permiten obtener un sabor auténtico, pero, si no quieres incluirlos, de todas formas obtendrás un relleno gustoso y un poco más ligero. En fin de cuentas, también la comida es una cuestión de relaciones y recuerdos?

Este sándwich me recuerda que de eso se trata.

Soy Valentina, fotógrafa Una transición de la campiña entre Marcas y la Romaña a los Estados Unidos, me ha vuelto apasionada de la cocina natural y vegetariana, pasión de la cual ha nacido Hortus Cuisine, el blog que desde hace tres años se ocupa de 'green food', relacionado con la tradición mediterránea y la fotografía. Cuando no tengo mi Canon en mano, amo escribir y aprender sobre la gastronomía y la enología.
Para un blog como el mío, las legumbres constituyen el alma: son la esencia de la cocina mediterránea; una sierva pobre pero hermosa, generosa y llena de recursos.