TARTA CON GARBANZOS, CREMA DE CASTAÑAS, CACAO Y SABA


Versión de Rossella

TARTA CON GARBANZOS, CREMA DE CASTAÑAS, CACAO Y SABA

INGREDIENTES PARA LA MASA QUEBRADA DE CEBADA (PARA 4-6 PERSONAS)

  • 250 g de harina de cebada
  • 125 g de mantequilla
  • 100 g de azúcar
  • 1 huevo
  • 1 pizca de sal
  • 1 cucharadita de canela

INGREDIENTES PARA EL RELLENO

  • 100 g de garbanzos orgánicos (en remojo desde el día anterior)
  • 120 g de crema de castañas
  • 30 g de cacao amargo en polvo
  • 4 cucharadas de saba

PREPARACIÓN

  1. El día anterior. Poner en remojo los garbanzos con bastante agua
  2. El día siguiente, para la masa, en una amasadora con el gancho, o a mano, amasar la mantequilla con el azúcar, después unir el huevo, seguidamente la harina de cebada, la canela y la pizca de sal. Manipular la masa lo menos posible, y en cuanto los ingredientes estén unidos, formar una bola, envolverla en la película para alimentos y colocarla en el frigorífico durante 2-3 horas.
  1. Mientras, cocer los garbanzos en abundante agua durante 45 minutos o hasta que estén blandos, y cuando estén listos, escurrirlos bien dejando el agua separada, batirlos con una batidora de pie y aún calientes añadir la crema de castañas, la Saba y el cacao amargo en polvo. Mezclar bien con una cuchara hasta obtener una mezcla homogénea. Añadir algunas cucharas de agua si la mezcla está muy seca o dura. Se debe obtener una crema bien densa.
  1. Untar con mantequilla y harina una bandeja de tarta con un diámetro de 22-24 cm; extender la masa quebrada con cuidado, agujerear el fondo, rellenar con la crema de garbanzos y cacao, formar una rejilla o decoraciones con los recortes de masa.
  2. Hornear en el horno ya caliente a 180 °C durante 20-30 minutos o hasta que se dore, controlando siempre el horno. Para comprobar que la masa esté cocida, compruebe que los bordes estén bien dorados.

Autora y fotógrafa del blog: rossellavenezia.com

Rosella es mitad de las Marcas y mitad de Lucania. Vive en Roma, pero viaja muy a menudo, por lo que siempre está maleta y cámara en mano. Es arquitecta, fotógrafa, autora, cocinera y tiene una especial vocación por el paisaje y el medio ambiente. Ama explorar las relaciones entre la comida y su tierra de origen, y preparar platos que le recuerdan su infancia y las muchas mujeres de su familia, que han contribuido a su amor por la cocina. Respeta mucho los ingredientes naturales y cree firmemente en el papel que tienen la cocina y las personas en la protección y la conservación del entorno en que vivimos. Tiene una pasión (no muy secreta) por la pastelería y por la panificación. Ama escribir (¡además de leer!), pero sobre todo, y desde niña, ama hablar. Comparte sus aventuras gastronómicas y no gastronómicas en su blog: Vaniglia, storie di cucina.